Un elixir para tus ojos

Incienso y Helichrysum, una combinación de aceites con la que mantengo un romance desde hace más de un año y, a fecha de hoy, sigo entregada en esta amorosa relación porque ambos mejoran mi apariencia, porque minimizan las imperfecciones de la piel de mi cara, a la vez que mejoran su elasticidad.

Cuando utilizo Incienso y Helichrysum en mis ojos, los diluyo en V6 y me los aplico con cuidado sobre la zona del hueso. alrededor a mis ojos, evitando que entren en la cavidad ocular.

Entonces empieza un baile suave que hace que todo alrededor de ellos empiece a moverse. Me relajo y dejo que mi piel se hidrate y se tonifique, recuperando su equilibrio.

El resultado es que me miro al espejo y me digo: ¡yo soy esa mujer!

Estoy rendida a los pies de estos aceites. Son un elixir mágico para mis ojos.

Laura Verónica Moschiar.

Facebookmail