Ethea 04

Krkyn hizo una buena investigación sobre los seres líquidos de Ethea. De eso no cabe duda. Dejó patente la manera como la materia oscura interacciona a través de esas entidades y quiero, como homenaje y en honor a la honestidad, dejar constancia de lo personal que se volvió para él ese trabajo, aportando las siguientes anotaciones tal cual como él las dejó:

“Descansan en el fondo de las profundas hondonadas, blancas e impermeables, que existen entre las grandes cadenas de montañas de este planeta.

He aprendido a acercarme con cuidado. Bajo lentamente hasta el borde del ser líquido, sin tocarlo. Me siento, observo y respiro la actividad invisible que tiene el lugar. Cuando me calmo totalmente, acerco primero una mano. Siempre responden igual: se retraen. Se hunden, curvándose, como queriendo evitar cualquier contacto íntimo.

De pronto, cuando menos lo espero, salta un chisporroteo y vuelve a su forma normal, plana, quieta, tranquila. Entonces sé que puedo meterme.

Los escáneres de cápsula muestran que su interacción es profunda e inmediata. Los campos orbitales de mis moléculas orgánicas se excitan y dejan pasar una gran cantidad de energía desde su propio núcleo de materia negra, desde sus fases temporales.

Es como si entre estos seres y mis moléculas se estableciera una comunicación instantánea y no invasiva. Mi propio cuerpo, al principio, muestra un rechazo inicial a interactuar con semejante rareza de entidad, pero pasados unos segundos, la comunión es total y empieza a surgir una cantidad enorme de energía que, como un fuego suave y placentero, llena de alegría cada molécula de mi cuerpo.

Mis heridas, mis rozaduras y agujetas desaparecen con más rapidez y mi necesidad de comer se ha calmado. Los exámenes de sangre demuestran que no hay disminución de mi capacidad de nutrirme y tampoco hay alteraciones en mi metabolismo. Me siento extrañamente bien.

Los episodios de aparición de vívidos recuerdos olvidados han desaparecido. No puedo encontrar una explicación, los escáneres de la nave son muy básicos. Pero mi intuición me dice que se produce algún tipo de reconfiguración sináptica, en la que las reacciones químico-eléctricas de mi cabeza cambian, se modifican en calidad. Imagino que es como pasar de un sistema de comunicación antiguo a uno nuevo.

Personalmente siento que mis vaivenes emocionales se han calmado y, a pesar de sobrepasar el tiempo máximo permitido para estar fuera de mi planeta, mi claridad mental y mis emociones siguen dentro de los parámetros normales.”


Total comunión

David Flores

Facebookmail