Nuestro proyecto

Nidore Essentia tiene dos aspectos que funcionan juntos: aprender y enseñar.

Aprender es un acto personal que tiene que ver sobre todo con entender que ser y hacer cosas diferentes está bien, con valorarte sin creerte mejor que nadie y con entender que a veces hay cosas que no puedes cambiar pero que está bien atreverte a ir más allá de tus miedos.

Aprender implica tener que andar un camino diferente al que anda todo el mundo. Tendrás que leer libros, hacer cosas que te impulsen a ir más allá, rodearte de gente que te convenzan de que puedes hacer más, a ver las cosas de otra manera, a arriesgarte, a salirte de la visión de lo pequeño, de ver y darte cuenta de que hay otras opciones y de que puedes transformar tu vida de modo que sea como tú quieras que sea, de forma real y tangible.

Enseñar, por otro lado, es un trabajo que tiene que ver con el colectivo, tendrás que salir a dar el callo, físicamente, realmente, en medio de tus problemas y de tus circunstancias.

Enseñar te obliga a poner en práctica lo aprendido para ayudar, para mostrar la vida de otra manera, y tendrás que hacerlo con un punto de vista amplio, sencillo y fácil; tendrás que mostrar cómo disfrutar de la vida y del trabajo, porque no es más que eso.

Al querer compartir lo que sabes corres el riesgo de dejar de disfrutar y eso es inaceptable desde el punto de vista de nuestros estándares. No puedes pensar en conseguir un logro y estar sufriendo todo el tiempo mientras llega; eso no es vida, y no puedes pasártela sufriendo.

Al compartir lo que sabes aceptas que, si llega la meta, bien, y si no llega la meta, bien. Que llega el dinero, bien y que, si no llega, bien.

A pesar de los resultados, tendrás que ayudar a otros a sacarle lo mejor a la vida porque, por experiencia, lo que tiene que llegar va a llegar cuando enseñes a otros a sacarle el jugo a la vida, cuando hagas lo que tengas que hacer en cada momento, disfrutes de lo que tienes que hacer y confíes en que todo se va a dar, y punto.

Por eso esta parte, enseñar, tiene la otra, aprender.

Tienes que trabajarte tus propias historias porque no puedes pretender ayudar si tú no has sanado eso primero.

Aprende a crear tu vida como quieres que sea, como quieres vivirla. Luego comparte eso que sabes, eso que sientes, eso que has aprendido.

Enseña lo que de tu experiencia sirve para mejorar la vida de otras personas, sinceramente, honestamente y en profundidad.

 

Este artículo es parte de la formación que tenemos en marcha. Hemos querido compartirlo para que entiendas lo que estamos haciendo.

Estamos buscando personas que compartan o quieran compartir esta filosofía de vida unida al negocio de los aceites esenciales que nos apoyan tanto.

Síguenos, mira lo que hacemos y luego, si aun quieres, hablamos.


Puedes descargarte aquí la ficha de las diez acciones Nidore Essentia para poner en práctica esta filosofía.

 

 

Facebookmail

Deja un comentario